Dragon Ball Z: Kakarot, Reseña: ¿Cómo se siente un año después?

Saludos, queridos zoneros. Con el anuncio del 3er DLC para este grandioso juego, decidimos traerles una reseña del mismo. Hoy toca hablar del buen Dragon Ball Z: Kakarot y darnos cuenta de cómo ha envejecido, ¿Todo sigue bien? Bueno, para tener esa sencilla pero importante respuesta, acompáñame a descubrirlo en los párrafos de abajo. Sin más rollos llamemos a la nube voladora e iniciemos nuestro viaje.

Llegó el momento de saber de qué trata Dragon Ball Z: Kakarot

Entrenar, comer, divertirse, comer, descansar y comer. Ese es el estilo de vida de un verdadero guerrero z y obviamente será nuestro estilo de vida en este nuevo juego. Una vez más Bandai Namco ha decidido apostar por la franquicia de estos increíbles personajes. A estas alturas del partido, no puedo culparlos, la franquicia es de lo mejor que le ha pasado al mundo. Ahora esta divertida aventura será jugada desde un RPG de Acción con una que otra cosilla extra (fanservice).

El juego fácilmente va a llegar a las 40 horas jugables, pues no solo tendremos combates, sino que hay elementos de exploración, cinemáticas y misiones secundarias que tienen su encanto. Es más para darte un quemón de lo que te espera si te animas a comprarlo, acá abajo te pongo la maravillosa introducción que te presentará el juego cada vez que lo inicies. Les juro que es de las pocas intros que dejó cada vez que inicio el juego, simplemente es nostalgia pura.

La realidad es que Bandai ha sabido mover bien los hilos con esta franquicia. Ya tuvimos en su momento Dragon Ball: Fusions por parte de Ganbarion, quienes a su vez se aventaron la joyita de One Piece World Seeker. Ellos también hicieron las expansiones de contenido para el buen Xenoverse 2. Después la joyota de Dragon Ball Fighterz por parte de Arc System Works, cerrando con este hermoso trabajo de Cyberconnect2. Obviamente no sorprende después de su excelente trabajo con la franquicia Ninja Storm de Naruto.

Su ki es fuerte, pero no a todo momento

Tengo que ser honesto, amigos, después de todo están tomándose un tiempo para leerme. El juego es bueno, pero flaquea en ciertas cosas. No obstante el compromiso por respetar el material original es intachable. Desde poder vivir cada momento emblemático de la serie tu mismo, hasta esas pequeñas historias secundarias que enriquecen la obra aún más. El juego sabe traer de vuelta algunos personajes olvidados, dándoles un giro bastante bueno.

Obviamente el punto más fuerte de estos juegos, son los combates. En ese aspecto no tengo ninguna queja. El sistema de combates es muy bueno y brilla por méritos propios. Haremos temblar cada escenario con los choques de los guerreros z y los villanos de Dragon Ball. Vas a tener desde el hermano de Goku (Raditz) hasta el pequeño monstruo rosa que casi acaba con el universo (Kid Buu). Ellos pasan a ser el plato principal y creo que eso es exactamente lo que esperábamos.

Pero no todo tiene que ser tan frenético, así que como en todo buen juego de este estilo, habrá cosas que tratan de extender la duración del título. Al final Dragon Ball Z: Kakarot es un hermoso homenaje y un excelente regalo para los fans de la franquicia. Pero es esa misma razón la que le puede cerrar las puertas en otros lados. Quizá los amantes de los juegos RPG no conecten tanto, sin importar la gran labor de Cyberconnect2 al integrar un gran sistema de progreso.

Es como lo dije arriba, este juego no se complica en ese aspecto. Es una gran oportunidad para sumergirse de lleno a este universo sacado de la brillante mente de Akira Toriyama. Eso significa que al ser su virtud más grande, para otros puede ser un defecto que es imposible de maquillar.

Dragon Ball Z: Kakarot

¿Por qué en esta ocasión es diferente?

En pleno 2021, la cantidad de juegos de dragon ball es tanta que al menos yo ya perdí la cuenta. Creo que no existe una sola consola de videojuegos que no cuente con algún juego de esta franquicia dentro de su catálogo. Tenemos súper presente la llegada de los saiyajin a la tierra, nuestras aventuras contra Freezer en Namekusei, el famoso torneo de Cell y las diferentes evoluciones de Buu.

Estoy seguro de que Bandai está consciente de esta situación, por esa misma razón hemos tenido materia como Xenoverse y Fighterz. Últimamente se ha optado por jugar con historias alternativas a la original y no ha estado tan mal… La verdad es que han salido buenos juegos de este tipo de experimentos. Pero bueno, después de experimentar por unos buenos años, toca regresar al material original, ¿No?

Con esa premisa, Dragon Ball Z: Kakarot no solo trae de nuevo cada uno de los momentos mencionados en la parte de arriba, sino que sabe tomarlo desde otro ángulo más nostálgico de una forma magistral. Toma la serie original para plasmarle algunos elementos del manga original (todo esto con aprobación del mismísimo Akira Toriyama), además de la hermosa banda sonora de la serie junto con sus escenas. Esta combinación vuelve a lograr la misma sensación que tuviste cuando eras niño al verlo.

Dragon Ball Z: Kakarot

Dragon Ball Z: Kakarot nos muestra las relaciones más a fondo

Una de las partes que más me gustó, fue escuchar las conversaciones entre los personajes. Esta vez pude ver como es cada una de las relaciones que tienen, se puede ver más la personalidad de cada uno de los protagonistas. Es a esto cuando me refiero que el juego enriquece más la obra, pues no solo tiene cada línea que te sabes de memoria en el anime, sino que sabe añadir más cosas a esta aventura.

Del lado de las misiones secundarias… No te voy a decir que son la revelación que el mundo estaba esperando, pero, cuando las terminas, sientes que ese pequeño fragmento de historia está bien recompensado. Tenemos bonitos reencuentros, combates que no esperamos, respuesta a grandes agujeros argumentales que teníamos antes y encargos de mercadito muy a la Toriyama. Es más, en este juego sabrás porque si le cortan la cola a un saiyan ya no volverá a crecer.

Sistema de combate y un “mundo abierto”

Al principio de esta reseña te comentaba la importancia de comer. Bien, eso es porque en el sistema de progreso de este juego es muy importante. Todo se basa en moverse de un lugar a otro, aprender cosas nuevas y comer mucho. Así que después de combatir con tus enemigos o entrenar con tus amigos, asegúrate de tener algo en la mochila para comer. También están los orbes, recetas y potenciadores de habilidades para que nuestro personaje sea el mejor guerrero a la hora de combatir.

Ahora, aunque lo parezca, el juego no es un mundo abierto. Más bien tenemos mapas muy grandes para explorar… Puedes ir a pie, volando o manejando. Dentro de eso, tú no podrás decidir con qué personaje vas a explorar esta amada villa del señor, al menos no durante los grandes arcos. después tendrás tiempo para hacer eso (o al menos así lo piensa el juego). Es en las transiciones de arco cuando Cyberconnect2 se toma la libertad de experimentar y mostrarnos el potencial de su juego.

El lado malo es que a pesar de tener minijuegos bastante entretenidos, se encuentra al factor de repetición. Ofrece muchas misiones y cosas que hacer antes de cada combate que terminan sintiéndose parte de la rutina y no un adicional. Se cae una vez más en lo tedioso y eso siempre rompe el ritmo de un juego. Pero para su fortuna, los combates son una auténtica joyita.

Dragon Ball Z: Kakarot saca los combates de ensueño

Cuando me enteré que este juego sería un RPG de acción, sabía que si algo iba a cambiar un poco era el combate. Para mi Cyberconnect2 tenía un buen desafío por delante, pues tienes que mantener ese espíritu que expulsa la franquicia. ¿El resultado? Algo interesante, parece que en el estudio nunca hubo algún problema para este aspecto. Tenemos algo muy parecido a Xenoverse y Battle of Z. Existe esa libertad de movimiento acompañada de lo frenético.

Eso no quiere decir que sea un Xenoverse 3 con aspectos de exploración. Este es un buen RPG hecho y derecho, donde los personajes tienen más presencia en voz y motivaciones. A su vez se aprovecha de esto para introducir coleccionables y una enciclopedia que más de uno quisiera tener dentro de su casa. Al final es una enorme base de datos que puede saciar a cualquier fan, incluso al más exigente. Al final todo eso lo amarran a su increíble sistema de combate y boom… Consigues un juego que alienta a su jugabilidad y a progresar.

El momento en el que consigues una nueva transformación es mágico, te muestran la importancia de ellas en esos momentos de la historia y cómo aumentaba la capacidad de los personajes a la hora de combatir. Un buen punto a recalcar es que no alcanzan el nivel de majestuosidad de Fighterz. Es momento de admitir que Kakarot se pone en lo alto a nivel cinematográfico, pues tiene grandes efectos en nuestras pantallas. Y eso es lo más increíble, porque es lo que el juego requiere ya que se va más al lado narrativo y emocional.

Dragon Ball Z: Kakarot

¿Dragon Ball Super: Kakarot?

En la actualidad, es súper común que tengamos expansiones dentro de los juegos a través de DLC’s. Acá se optó por los dos episodios de “El despertar de un nuevo poder” que es un combo de contenidos extra que viene en las ediciones especiales de este juego en su pase de temporada. En este combo Cyberconnect introduce las 2 películas que salieron: La batalla de los dioses y La resurrección de Freezer. Obviamente es un pretexto para introducir las grandes transformaciones que vemos en estos metrajes.

En lo personal espero que no termine aquí, es verdad viene el 3er DLC, motivo por el cual estamos aquí haciendo esta reseña. Pero, para este DLC se optó por volver a vivir todo lo que tuvo que sufrir Trunks cuando Goku muere a causa de una enfermedad en el corazón y los androides acaban con todos. Y no me malentiendan me encanta ese arco, pero quizá estaría muy bien ver la reciente película de Broly o las sagas de Goku Black y El torneo del poder. Eso sería genial.

La conclusión de Daily Zone para Dragon Ball Z: Kakarot

El juego es toda una sorpresa en cuanto a adaptación, la ambición que tuvo Cyberconnect es exquisita. El trato que reciben los personajes, las cinemáticas y los extras que meten por su parte, son una delicia. Logra destacar su sistema de combate donde logras ver la diferencia entre Raditz y Buu, demostrando el gran trabajo detrás de esta entrega. Ojalá hubieran sacrificado el querer añadir más horas de juego, por optar por algo un poco más corto.

Kakarot es un juego turbo nostálgico que nos hace revivir las mejores aventuras de estos personajes junto a unas tramas creadas para mejorar lo que parecía inmejorable. En el momento en el que veas a Goku convertirse en un Super Saiyan o ver a Gohan alcanzar la fase 2… Hará que te olvides de esas cosas en las que flaquea, recordándote porque estás tan enamorado de este universo. A un año de su salida, el juego sigue siendo divertido y sigue sacando emociones al 100. No cabe duda de que Goku y sus amigos tienen que seguir siendo parte de nuestras vidas hasta la muerte.

AGRADECEMOS A BANDAI NAMCO POR AYUDARNOS CON UN CÓDIGO DE RESEÑA PARA ESTE ESPECIAL