El baile de los 41 ¿Una película histórica?

Una mañana de noviembre de 1901, los mexicanos se toparon con una realidad de la naturaleza y la sociedad comenzó a avanzar. El baile de los 41 fue el inicio de muchas redadas que atentaron contra los derechos humanos.

En México había muchos dichos y bromas sobre el número 41, pero ¿Sabes por qué? El 41 es un número que durante el porfiriato se empezó a asociar con la homosexualidad. Durante un tiempo no hubo dentro de la milicia o cuerpo policial este número y dentro de la sociedad pasó a ser un tabú mencionarlo.

Sinopsis

Ignacio de la Torre y Mier es un funcionario muy importante y además el yerno del dictador Porfirio Díaz. Un día conoce a Evaristo, quien logra llamar su atención, y el flechazo es instantáneo. Este romance poco a poco irá desencadenando consecuencias en la vida personal y en la carrera de Ignacio, que con tal de mantener este amorío pondrá en jaque no solo su posición, sino al gabinete y al poder del  Generalísimo.

Aún nos falta mucho por bailar

El baile de los 41 pudo marcar un buen inicio para el género histórico en el cine, pero de nuevo vemos una historia romántica donde la redada queda como personaje secundario. [1]

El escándalo ocurrido el 18 de noviembre de 1901 trajo los reflectores hacia la homosexualidad y el travestismo; ademas de dejar en claro que la justicia era para los pobres, pues de las 41 personas que fueron arrestadas 12 sí tuvieron que cumplir alguna condena. El destino final de estas personas aún es incierto, los rumores dicen que estuvieron haciendo trabajos forzados en Yucatán.

Parece increíble que a más de 100 años de distancia no seamos capaces de abordar de lleno la temática LGBT desde una perspectiva que la normalice. Se sigue descafeinado la historia para que sea disfrutable, pero sin llegar a poner un mensaje claro que haga ruido en la población latina.

Una fiesta colorida

Si hacemos a un lado el evento histórico, como película romántica ambientada en 1900 funciona muy bien. La fotografía y los vestuarios son una verdadera obra de arte, realzando la belleza y el estilo que tenían las personas de alta sociedad de la época. Las producciones mexicanas están aprendiendo a mezclar el talento para ofrecernos cada vez una mejor calidad de ejecución.

Carolina Costa se lleva por completo los aplausos con una fotografía tremenda, logrando encuadres maravillosos y trabajando con la iluminación de las velas. Sin lugar a dudas, me deja con ganas de ver más trabajos futuros con esta excelente artista.

Conclusión sobre El Baile de los 41

Para ser el reflejo de un evento histórico nos queda mucho a deber. México tiene una cultura y unos antecedentes que podrían darnos la oportunidad de explorar varios géneros cinematográficos.

Visualmente es preciosa y puede ser también una excusa para que los espectadores hagan una busqueda mas amplia de los primeros pasos del colectivo LGTB en México.

El baile de los 41

5

Calificación

5.0/10

Pros

  • Diseño de vestuario
  • Plasma los primeros pasos del colectivo LGBT

Contras

  • No trasciende
  • Idea excelente, pésima ejecución